Los niños y las tablets

Las tablets son dispositivos cada vez más habituales en nuestras vidas y también en las de nuestros niños. El hecho de que formen parte de su ocio (utilizan las de sus padres o las infantiles) está cambiando el modo de jugar y ha reducido hasta los 2 años la edad de iniciación en el mundo digital. Como dicen algunos, “ahora los bebés no nacen con un pan debajo del brazo... sino con una multipantalla”.

Los niños nos imitan. Nuestros peques nos ven delante del ordenador y quieren hacer lo mismo que nosotros, igual que se empeñan en probar el aspirador y en limpiar el coche. Es lógico, y también positivo. La realidad es que vivimos en un mundo digitalizado y que hoy en día, un niño que no sepa manejar un ordenador o una tablet terminará siendo un “analfabeto tecnológico”. Así que no es malo que desde pequeños empiecen a familiarizarse con este tipo de dispositivos, siempre que hagan un uso adecuado de ellos.

Ventajas de las tablets

Bien utilizadas, las tablets introducen al niño en el mundo digital de modo lúdico. Al contrario que ver la televisión, que es una actividad pasiva, jugar con ellas requiere participación por su parte. Los juegos son interactivos y le proporcionan un feedback sobre lo que está haciendo mediante una señal de “aplauso” cuando acierta o en forma de puntos.
Además, estimulan su desarrollo. Por ejemplo, el pequeño escucha un cuento y aprende nuevas palabras, u observa las letras y se da cuenta de que existe una relación entre éstas y los sonidos. Las tablets también le enseñan cosas sobre animales, canciones, países, etc. (aunque algunos estudios afirman que los contenidos aprendidos en los medios digitales son más rápidos y visuales, pero perduran menos en la memoria).

La influencia de estos y otros dispositivos tecnológicos en la forma de aprender está empezando a ser tan importante que incluso hay algunos científicos que opinan que estos nuevos modos de aprendizaje cambiarán con el tiempo nuestra estructura cerebral y nuestras capacidades cognitivas.

Y algún inconveniente

Sin embargo, el uso frecuente de las tablets tiene aspectos negativos que es necesario evitar. Por una parte, es una actividad sedentaria y los expertos avisan de que el actual aumento de la obesidad infantil está relacionado en gran parte con el cambio de actividades de los niños. También existe el riesgo de que el niño acceda a contenidos inapropiados, algo que puede causarle ansiedad, ya que a esta edad aún no distingue bien entre el mundo real y el de la fantasía.

Claves para utilizar bien las tabletas

Para que el uso de la tablet reporte beneficios y no inconvenientes a tu hijo, recuerda:

  • Fija un tiempo diario máximo de uso de pantallas (tablet, ordenador, televisión...) y mantenlo a rajatabla. A los 4-5 años no puede exceder de 30 o, como mucho, 60 minutos. Haz que el niño la utilice en la habitación donde tú estés, así puedes ver a qué juega.
  • Es preferible que primero haga todos sus deberes y que luego, como recompensa, disponga un rato de la tablet.
  • No dejes que la utilice justo antes de irse a la cama: hacerlo le pondría nervioso e interferiría en su descanso.
  • Da un buen ejemplo a tu hijo. No te pases horas ante la pantalla.
  • Utiliza un sistema de control paternal para evitar que el niño entre en webs o descargue aplicaciones inadecuadas.
  • Plantéate su uso de forma positiva: aprovecha la ayuda que te brinda en momentos de espera (en el médico...) y comparte alguno de sus juegos con tu hijo.
  • Y un último consejo: elige buenas aplicaciones educativas para niños.
   
[Inicio] [¿Quiénes somos?] [Servicios] [Impresión Digital] [Diseño Web] [Soporte Técnico] [Noticias] [Videos] [Libro de visitas] [Escríbenos] Arriba